Ediciones el forastero
 
Buscar
Filters
ISBN: 978-84-121489-0-9 Formato: 17,5 X 21c cms Páginas: 162 Encuadernación: Noble. Tapa dura. En el final del siglo XV peregrinó a Compostela un monje servita alemán llamado Hermann Künig von Vach, quien dejó escrita una guía de la peregrinación utilizada antaño por multitud de viajeros a Santiago.
20,00€
19,00€

En el final del siglo XV peregrinó a Compostela un monje servita alemán llamado Hermann Künig von Vach, quien dejó escrita una guía de la peregrinación que durante el siglo XVI fue utilizada por multitud de viajeros a Santiago.

La guía Die walfartund Strass zu santJacob fue impresa por primera vez en Estrasburgo, en 1495, y presenta un itinerario de ida (oberstrasse o camino alto) y otro de vuelta (niederstrasse o camino bajo). En el libro, el monje narra su recorrido, con múltiples indicaciones relativas a las distancias, a las rutas y al trato recibido en los establecimientos de acogida.

El texto —que atiende poco a los aspectos artísticos e incluso religiosos— sí posee un gran contenido práctico, con asuntos relacionados con cruces de caminos y distancias, calidad de los centros de atención y hasta orientaciones sobre el tipo de cambio y cómo ahorrar dinero en los pasajes. De todo ello se deduce más la cualidad de Künig como viajero observador que como devoto cristiano.

Frente a la narración del Códice Calixtino, pródiga en citas religiosas de santuarios y reliquias, la que escribe Hermann Künig se caracteriza por un pragmatismo frío. Apenas en un par de ocasiones —cuando visita las ciudades francesas de Toulouse y Tours— se detiene a hablar de las reliquias; es la única vez, porque cuando llega a Compostela incluso pasa por alto la referencia a las del apóstol Santiago, punto de atracción máxima del fenómeno peregrino.

En el final del siglo XV peregrinó a Compostela un monje servita alemán llamado Hermann Künig von Vach, quien dejó escrita una guía de la peregrinación que durante el siglo XVI fue utilizada por multitud de viajeros a Santiago.

La guía Die walfartund Strass zu santJacob fue impresa por primera vez en Estrasburgo, en 1495, y presenta un itinerario de ida (oberstrasse o camino alto) y otro de vuelta (niederstrasse o camino bajo). En el libro, el monje narra su recorrido, con múltiples indicaciones relativas a las distancias, a las rutas y al trato recibido en los establecimientos de acogida.

El texto —que atiende poco a los aspectos artísticos e incluso religiosos— sí posee un gran contenido práctico, con asuntos relacionados con cruces de caminos y distancias, calidad de los centros de atención y hasta orientaciones sobre el tipo de cambio y cómo ahorrar dinero en los pasajes. De todo ello se deduce más la cualidad de Künig como viajero observador que como devoto cristiano.

Frente a la narración del Códice Calixtino, pródiga en citas religiosas de santuarios y reliquias, la que escribe Hermann Künig se caracteriza por un pragmatismo frío. Apenas en un par de ocasiones —cuando visita las ciudades francesas de Toulouse y Tours— se detiene a hablar de las reliquias; es la única vez, porque cuando llega a Compostela incluso pasa por alto la referencia a las del apóstol Santiago, punto de atracción máxima del fenómeno peregrino.

*
*
*
banner