Ediciones el forastero
 
Buscar
Filters
ISBN: 978-84-124546-9-7. Depósito Legal: LE- 223-2022. Páginas: 116. Impresión: cuatricromía. Encuadernación: tapa dura. Edición en BILINGÜE (en español y en leonés). De todos los trasgos famosos, merecida fama tiene uno al que nacieron en León; así, en general, porque él vive en el viento que le empuja de árbol en árbol, de tierra en tierra. Estate atento, está a punto de aparecer Manu, no le notarás que es un enredabailes pues va disfrazado de persona. Tiene cara de bueno, y lo es. Lleva zurrón y se sentará. Pon tu banqueta a su lado y deja que abra el zurrón, que vuelen sus historias, que te enseñe los libros que escribe para que los poses bajo las almohadas de la noche, que te cante las canciones de los olvidados, que te cuente los romances de los enamorados, que te envuelva en verdades de la ficción, que te haga olvidar las mentiras de la vida. Te dejo. Coge tu banqueta y siéntate al lado de ese enredabailes que ahí acecha para contarte la historia de ‘El trasgu de Paradilla’. Se llama Manuel Ferrero López del Moral y no sé si realmente no será la historia de Manu, que de todos los trasgos famosos merecida fama tiene… Fulgencio Fernández, “el ti Ful”
20,00€
19,00€

Algún día comprenderemos que esta tierra no es de nadie pero que fueron muchos los que labraron sus perfiles hasta dejarla como es, una joya reluciente de hierba y de robles. Algún día sabremos rendir el adecuado homenaje a quienes hicieron lo que nosotros no sabemos hacer porque lo hemos olvidado: trabar corrobla con la naturaleza; esto es, alcanzar un trato justo, un apretón de manos sin papeles ni firmas de por medio. Tú me procuras el sustento y yo te cuido, te respeto, te hablo en tu idioma para que no caigas exhausta, para que no quedes esquilmada. Incontables generaciones calzadas de madreñas fueron fieles a ese pacto. Y su memoria olvidada clama por las noches, se enrosca en lo alto de las hayas, se enfurece como la cellisca cuando azota los pueblos dormidos. Algún día acertaremos a leer el libro que dejaron escrito aquellas gentes.
Dígame usted los nombres de algunas peñas, de algunos montes de este valle…
—La Pena, Traslapena, El Cabal de la Castiel.la, Las L.leras de la Gorbal.lera… pero casi nadie conoce ya estas palabras ni acierta a pronunciarlas bien.
Y así, hasta que ese día llegue, hasta que nuestros ojos cansados vean llegar ese día luminoso, dediquémonos al menos a contar, lo mismo que ha hecho Manu Ferrero, las historias divertidas, las historias fascinantes, las historias terribles, las historias imposibles, de la gente de estas montañas.

Emilio Gancedo

Algún día comprenderemos que esta tierra no es de nadie pero que fueron muchos los que labraron sus perfiles hasta dejarla como es, una joya reluciente de hierba y de robles. Algún día sabremos rendir el adecuado homenaje a quienes hicieron lo que nosotros no sabemos hacer porque lo hemos olvidado: trabar corrobla con la naturaleza; esto es, alcanzar un trato justo, un apretón de manos sin papeles ni firmas de por medio. Tú me procuras el sustento y yo te cuido, te respeto, te hablo en tu idioma para que no caigas exhausta, para que no quedes esquilmada. Incontables generaciones calzadas de madreñas fueron fieles a ese pacto. Y su memoria olvidada clama por las noches, se enrosca en lo alto de las hayas, se enfurece como la cellisca cuando azota los pueblos dormidos. Algún día acertaremos a leer el libro que dejaron escrito aquellas gentes.
Dígame usted los nombres de algunas peñas, de algunos montes de este valle…
—La Pena, Traslapena, El Cabal de la Castiel.la, Las L.leras de la Gorbal.lera… pero casi nadie conoce ya estas palabras ni acierta a pronunciarlas bien.
Y así, hasta que ese día llegue, hasta que nuestros ojos cansados vean llegar ese día luminoso, dediquémonos al menos a contar, lo mismo que ha hecho Manu Ferrero, las historias divertidas, las historias fascinantes, las historias terribles, las historias imposibles, de la gente de estas montañas.

Emilio Gancedo

*
*
*
banner