Ediciones el forastero
 
Buscar
Filters
ISBN:978-84-125629-4-1. Depósito Legal: LE-308-2022. Formato: 170 x 240 mm. Páginas: 299. Impresión: cuatricromía. Encuadernación: rústica con solapas. // Cuando una forma de vida, más o menos tradicional o costumbrista, desaparece, algo de nuestro espíritu muere con ella. Cuando un objeto, herramienta o apero deja de usarse o es sustituido por otro más moderno, la palabra que lo designa va disminuyendo su uso y puede llegar a desaparecer. ¡Ojalá no fuera así!, pero la vida, en su evolución constante, hace que esto ocurra y que palabras o expresiones con las que las personas expresaban sus sentimientos, relaciones y vivencias más esenciales y cotidianas pasen al olvido; no obstante, intentemos mantenerlas en el recuerdo. La imagen de un territorio, más o menos extenso o reducido, la forma tanto el paisaje como el paisanaje, siendo las gentes y su modo de vida lo que verdaderamente importa, dado que el paisaje está ahí, inerte aunque vivo, y son las personas las que realmente proporcionan vitalidad al entorno. Lorca decía que le interesaba más la gente que habita el paisaje que el paisaje mismo, que podía estar contemplando una sierra durante un cuarto de hora, pero enseguida corría a hablar con el pastor, el labrador o el leñador. De esa manera y en esos momentos, no se trata solo de palabras intercambiadas con las gentes, sino de una manera de descubrir la verdad hermosa del mundo reflejada en gentes humildes con la fuerza creativa y viva de su manera de comunicarse y de descubrir el mundo que les rodea.
23,00€
21,85€

Cuando una forma de vida, más o menos tradicional o costumbrista, desaparece, algo de nuestro espíritu muere con ella. Cuando un objeto, herramienta o apero deja de usarse o es sustituido por otro más moderno, la palabra que lo designa va disminuyendo su uso y puede llegar a desaparecer. ¡Ojalá no fuera así!, pero la vida, en su evolución constante, hace que esto ocurra y que palabras o expresiones con las que las personas expresaban sus sentimientos, relaciones y vivencias más esenciales y cotidianas pasen al olvido; no obstante, intentemos mantenerlas en el recuerdo.
La imagen de un territorio, más o menos extenso o reducido, la forma tanto el paisaje como el paisanaje, siendo las gentes y su modo de vida lo que verdaderamente importa, dado que el paisaje está ahí, inerte aunque vivo, y son las personas las que realmente proporcionan vitalidad al entorno.
Lorca decía que le interesaba más la gente que habita el paisaje que el paisaje mismo, que podía estar contemplando una sierra durante un cuarto de hora, pero enseguida corría a hablar con el pastor, el labrador o el leñador.
De esa manera y en esos momentos, no se trata solo de palabras intercambiadas con las gentes, sino de una manera de descubrir la verdad hermosa del mundo reflejada en gentes humildes con la fuerza creativa y viva de su manera de comunicarse y de descubrir el mundo que les rodea.

Cuando una forma de vida, más o menos tradicional o costumbrista, desaparece, algo de nuestro espíritu muere con ella. Cuando un objeto, herramienta o apero deja de usarse o es sustituido por otro más moderno, la palabra que lo designa va disminuyendo su uso y puede llegar a desaparecer. ¡Ojalá no fuera así!, pero la vida, en su evolución constante, hace que esto ocurra y que palabras o expresiones con las que las personas expresaban sus sentimientos, relaciones y vivencias más esenciales y cotidianas pasen al olvido; no obstante, intentemos mantenerlas en el recuerdo.
La imagen de un territorio, más o menos extenso o reducido, la forma tanto el paisaje como el paisanaje, siendo las gentes y su modo de vida lo que verdaderamente importa, dado que el paisaje está ahí, inerte aunque vivo, y son las personas las que realmente proporcionan vitalidad al entorno.
Lorca decía que le interesaba más la gente que habita el paisaje que el paisaje mismo, que podía estar contemplando una sierra durante un cuarto de hora, pero enseguida corría a hablar con el pastor, el labrador o el leñador.
De esa manera y en esos momentos, no se trata solo de palabras intercambiadas con las gentes, sino de una manera de descubrir la verdad hermosa del mundo reflejada en gentes humildes con la fuerza creativa y viva de su manera de comunicarse y de descubrir el mundo que les rodea.

*
*
*
banner